Blogia
gramophone

FIEL COPIA

Ernesto Samper y "La Monita Retrechera" Elizabeth Montoya de Sarria



RELACIONES ENTRE LA POLITICA Y EL NARCOTRAFICO

El nombre de Elizabeth Montoya de Sarria pasaría a ser historia como el mejor ejemplo del cinismo con se manejó la relación entre la mafia y el candidato, y después presidente, Ernesto Samper Pizano.

Ella había saltado a la fama al revelarse el ocho de agosto de 1995, en la revista "Semana", el contenido de una grabación de una conversación telefónica que tuvo con Ernesto Samper. La intervención telefónica había sido hecha por integrantes de la Inteligencia de la Armada Nacional.

Santiago Medina: ¿Cómo estás? Te voy a pasar, te voy a pasar a Ernesto un minuto, que quiere hablar contigo.

Elizabeth Montoya: Bueno, listo.

SantiagoMedina: Bueno.

Ernesto Samper: ¿Aló?

Elizabeth Montoya: Aló, Ernestico.

Ernesto Samper: ¿Qué hubo...(ininteligible)? ¿Cómo vamos?

Elizabeth Montoya: ¿Cómo te va?

Ernesto Samper: Pues pensándote, ¿y tú?

Elizabeth Montoya: Yo, bien.

Ernesto Samper: ¿Me ha pensado...?

Elizabeth Montoya: Sí, imagínese cómo no la voy a pensar, si yo cuánto lo quiero a usted.

Ernesto Samper: ... (ininteligible)...

Elizabeth Montoya: Vea, no le vaya a comprar nada a la señora que yo le tengo mañana el regalo listo.

Ernesto Samper: ¿De verdad...?

Elizabeth Montoya: Sí, pero no vaya a decir.

Ernesto Samper: Ella descubre que no se lo compré yo, ¿no ve?

Elizabeth Montoya: ¿Ya se lo compró?

Ernesto Samper: No, no, no.

Elizabeth Montoya: Ah, bueno, no lo vaya a comprar porque le mandé un anillo pero precioso, de un diamantico muy lindo.

Ernesto Samper: ¡Ay!...tan divina.

El regalo del anillo fue apenas un abrebocas de la posterior conversación sobre un aporte a la campaña presidencial por parte de los hermanos Eric y Alex Mansur, conocidos por ser los intermediarios del ingreso de cigarrilos Marlboro, de contrabando, al territorio colombiano. A la vez prestaban a Aruba como puerto de trasiego de la cocaína colombiana hacia Estados Unidos y Europa.

Nacida en Armenia, Quindío, el 25 de mayo de 1945 "la Monita Retrechera" se había ido a vivir muy joven a Estados Unidos en donde se había dedicado a negociar con esmeraldas y se había casado con el arquitecto Ernesto Leyva. En agosto de 1982 se separaron en Los Angeles, California, y por la época conoció en Bogotá al exagente de la Policía Jesús Armando Sarria Angulo, durante un congreso internacional de esmeraldas.

En junio de 1982 se casaron en California y de allí en adelante refrendaron sus nupcias en ocho ocasiones bajo diferentes ritos religiosos. Tuvieron tres hijos y crearon un gran imperio económico. Llegaron a tener 73 propiedades avaluadas en más $100.000 millones (unos 50 millones de dólares): el Hotel Marazul en San Andrés, apartamentos en el edificio Hansa Coral Club, las cabañas Morgan, el casino Star Blue Naigth, la Hacienda Villa Nelly en la Sabana de Bogotá, una mansión en Santa Ana y la Hacienda Lady Di. A eso hay que sumarle los 200 pares de zapatos de Elizabeth Montoya, sus 100 vestidos (30 de ellos de cuero), los 12 juegos de vajillas y sus varias decenas de caballos finos.

Un buen día, cuando los investigadores de la Fiscalía le preguntaron a "Chucho" Sarria de dónde había sacado tamaña fortuna, él sin mayores vueltas contestó: "son producto de un yacimiento de esmeraldas que me encontré en la isla Gorgona (la isla de Alcatraz colombiana situada en el Pacífico)". Luego habría otra explicación. Masivas compras de oro que los Sarria hacían en los puntos de explotación de aluvión, el que después era vendido al Banco de la República en Bogotá. Millonarios cheques girados nada menos que por el banco de bancos, justificaron gran parte de su patrimonio ante las autoridades.

Pero desde 1980 la DEA había solicitado a la policía colombiana que investigara a Elizabeth Montoya y el cuatro de abril de 1986 había sido detenida en Estados Unidos luego de una investigación del FBI que la relacionó con tráfico de drogas. Sin embargo había sido liberada tras su colaboración con la justicia. De "Chucho" Sarria se sabía, por confesión del piloto de la mafia Luis Fernando Farfán Muñoz, que un cargamento de unas seis toneladas de cocaína interceptado en San salvador el 11 de junio de 1993, era de su propiedad.

Tras su detención en diciembre de 1995, Jesús Sarria se quedó sorprendido cuando los mismos sabuesos se rieron de su descubrimiento de la mina de esmeraldas y fue acusado por tráfico de cocaína. También fue señalado por amedrentamiento de testigos en favor del capo del Cartel de Cali, Miguel Rodríguez Orejuela. En los cargos se le advirtió que su avioneta HK 3736 había sido usada para hacer llover coca sobre la isla de Cuba.

Los esposos Sarria habían estado unidos en varios episodios con Ernesto Samper Pizano, y uno de los documentos más comprometedores de esa relación es la foto que publicó el exministro de Defensa, Fernando Botero Zea, en junio de 1996. En ella Ernesto Samper y Elizabeth de Sarria aparecen trenzados en un comprometedor abrazo. Al lado de ellos están Jesús Amado Sarria y Fernando Espinosa, entonces jefe de bodegas del Fondo Rotatorio de Aduanas en el Valle del Cauca (la "Monita" y Espinosa fueron asesinados, Sarria está encarcelada, mientras Samper ejerce como expresidente).

La fotografía había sido descubierta durante un allanamiento realizado al Hotel Intercontinental de Cali, que se había hecho tristemente célebre como escenario de los encuentros entre la mafia valluna y la clase política colombiana. El presidente Samper había dicho que sería grave si la fotografía en que aparecía junto con "La Monita Retrechera" fuera real.

Mucho después, el ocho de julio de 1996, un laboratorio privado que utiliza el FBI para apoyar su trabajo forense, dictaminó que la foto no era un montaje, que era auténtica. Como en muchas otras circunstancias durante su Gobierno nada parecía ser demasiado grave, a la postre.

"Elizabeth sacaba de apuros de plata a la campaña", había afirmado Santiago Medina, tesorero de la campaña Samper Presidente, en una de sus indagatorias ante la Fiscalía General de la Nación. Se supo después que los esposos Sarria fueron invitados a la posesión de Samper a la Presidencia de Colombia - a la cual sólo fue la "Monita" -, que el matrimonio había aportado más de $100 millones a la campaña liberal y se habló y comprobó - con cheques de por medio - acerca de las oscuras relaciones con el edecán presidencial, el coronel Germán Osorio Sepúlveda, según publicación del diario El Tiempo del 30 de junio de 1996 "un enlace clave entre la familia Sarria, presuntos narcotraficantes del norte del Valle y la campaña liberal".

"La Monita Retrechera" fue asesinada el jueves primero de febrero de 1996 cuando se aprestaba a realizar un rito de santería. Mucho se especuló sobre el origen de las balas, e incluso el director del DAS, Marco Tulio Gutiérrez, salió a desmentir un posible crimen de Estado. "Chucho Sarria" aun se encuentra recluido en la Cárcel Modelo, por narcotráfico y enriquecimiento ilícito.

Ahora bien, el regalo del anillo con "un diamantico muy lindo" a Jacquin Strauss de Samper, pasó a convertirse en casi un cuento de fábula. Que lo recibió, que nunca lo recibió, que fue regalado a otra persona allegada al Palacio de Nariño. Santiago Medina juró y "mordió tierra" que fue así. Lo único seguro que se sabe es de dónde salió el anillo. De la Joyería "Andy Ross" de los esposos Ana de Jesús Pérez y Hassan Nassar Galvis. Ella estuvo detenida acusada por presunto enriquecimiento ilícito y él huyó después de ser requerido por las autoridades el 12 de abril de 1996. Se sugirió entonces que se encontraba en Miami buscando ser cobijado por el programa de protección de testigos de la agencia antidrogas estadounidense DEA.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres